NOVEDADES

15 de Mayo: Día Internacional de la Familia

En esta fecha especial, compartimos la siguiente columna escrita por Matilde Luna, Directora de la Red Latinoamericana del Acogimiento Familiar y Joelena Baron Blanco, profesional integrante del...

7 de Abril: Día Mundial de la Salud

Que todos los chicos y chicas tengamos acceso a una salud pública, de calidad y amigable

Congreso Infancia y Cultura: Territorios para pensar la Infancia

El próximo 28 y 29 de marzo, se llevará a cabo en el Parque del Conocimiento, el Primer Congreso de Infancia y Cultura. El evento -que cuenta con el apoyo de la Defensoría de los Derechos de los...

8 de Marzo: Día Internacional de la Mujer

8 de Marzo: Día Internacional de la Mujer

Niños, niñas y adolescentes con medidas de protección comenzaron a percibir la cápita universal

Lo están percibiendo de forma progresiva desde el mes de octubre de 2016, se prevé que todos los niños, niñas y adolescentes de las 20 instituciones de acogimiento alternativo de la provincia...

Posicionamiento de UNICEF Argentina sobre Justicia Penal Juvenil basado en la propuesta de #12 millones (*)

Dónde estamos

La normativa a nivel nacional es incompatible con la Convención sobre los Derechos del Niño. El Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos han señalado la necesidad de derogar la normativa nacional y sancionar una ley acorde a los estándares internacionales.

De acuerdo al Régimen Penal de la Minoridad vigente desde el año 1980, entre los 16 y los 18 años de edad los adolescentes son punibles penalmente y tienen menos garantías procesales que los adultos. Esta situación presenta grandes diferencias de una provincia a otra, que elaboran sus propios regímenes procesales penales con fuertes diferencias en el tratamiento de un mismo delito según el organismo interviniente. La ausencia de una ley marco nacional favorece estas discrepancias entre provincias.

En el caso de los adolescentes menores de 16 años, aunque la ley vigente establece que no deben ser penados, en algunas jurisdicciones existe la posibilidad de que el juez dicte medidas de privación de su libertad, contraviniendo los estándares internacionales en materia de derechos humanos.

En 2015(**), último relevamiento disponible, casi la totalidad de los 1.305 adolescentes privados de su libertad en centros cerrados eran varones, argentinos, mayoritariamente entre 16 y 17 años. Al momento del relevamiento, el 6,3% eran niños menores de 16 años. En este sentido, la baja de la edad de imputabilidad implicaría un cambio efectivo en la situación de 82 chicos menores de 16 años privados de libertad en todo el país. Por su parte, el 80% de adolescentes privados de su libertad se concentran en 5 jurisdicciones: Buenos Aires, Córdoba, CABA, Mendoza y Santa Fe.

La escasa implementación de medidas alternativas a la privación de la libertad y de justicia restaurativa, las malas condiciones edilicias de los centros de detención, el bajo grado de especialización del sistema de justicia juvenil así como el incumplimiento de sus derechos cuando están privados de libertad (acceso a una defensa efectiva, conocimiento del proceso penal al que se ven sometidos, acceso a la educación, al esparcimiento y a la salud) son retos que aún perduran en el sistema de justicia.

Para seguir avanzando

Avanzar en la superación de estos desafíos requiere de la aprobación de una Ley de Justicia Penal Juvenil que no disminuya la edad de imputabilidad, que cree un sistema especializado en línea con los estándares internacionales en materia de protección de derechos humanos, que garantice que cada adolescente sea sometido a un proceso penal con las debidas garantías, en el que se le apliquen –como regla– medidas no privativas de la libertad, dejando como sanción excepcional (solo en casos de extrema necesidad) la restricción de la libertad personal.

Es clave que una reforma legislativa esté acompañada de una fuerte inversión en políticas públicas de protección integral de la niñez y adolescencia. De la misma manera, sería importante que se amplíe y mejore la oferta de medidas alternativas, justicia restaurativa, instancias de mediación y justicia comunitaria.

El fortalecimiento de un sistema de protección integral resulta central. Inicialmente, para prevenir y trabajar antes que el niño o el adolescente entre en contacto con la ley penal. En segundo lugar, una vez que entró en contacto, acompañando y promoviendo sus derechos y; finalmente, fortaleciendo el egreso evitando nuevos conflictos y trabajando en un nuevo proyecto de vida. Adicionalmente, el sistema de protección debe estar fuertemente articulado con el sistema penal juvenil en materia de restitución de derechos y prevención.

Por último, representaría un gran avance contar con un sistema de información nacional sobre niños, niñas y adolescentes en conflicto con la ley penal para poder dimensionar el fenómeno y diseñar políticas públicas pertinentes y eficaces para abordar esta problemática.

(*) http://www.12millones.org/index.php/p9/ 

(**) Datos del relevamiento nacional sobre adolescentes en conflicto con la ley penal. Año 2015, SENNAF/UNICEF: https://www.unicef.org/argentina/spanish/PROTECCION_AdolescConflictoLeyPenal_Final.pdf